Sesenta años de Cursillos en Arequipa

Sesenta años se dice muy rápido

El miércoles 14 de noviembre tendremos una Ultreya especial en la que estaremos celebrando sesenta años de Cursillos en Arequipa. El Movimiento de Cursillos de Cristiandad se extendió por todo el mundo como un reguero de pólvora, siendo Arequipa una de las primeras ciudades a las que arribo.

Aquel año, la Iglesia comenzó a ser regida por el primer papa que no tuvo experiencia pastoral previa: Pío XII y, terminó siendo conducida por el Papa Juan XXIII, un papa considerado de transición, que marcó el hito más trascendente de la Iglesia desde el Concilio de Trento: el “aggiornamento” de la Iglesia.

En este período, Arequipa se recobraba del terremoto que la asoló el 15 de enero, y tenía como arzobispo a monseñor Leonardo José Rodríguez Ballón.

Primer Cursillo en La Salle

En medio de ese marco se da, la presencia en nuestra ciudad del sacerdote Bernardo Martorell, y el hermano de las Escuelas Cristianas de la Salle, Bernardo Felipe (Niubó). El padre Martorell, apoyaba a la capellanía del Colegio de La Salle y el hermano Bernardo Felipe era el responsable de los centros de Pastoral de dicho colegio. Ambos conocían los Cursillos de Cristiandad.

El viaje a Lima de los 47 integrantes de la promoción Pío XII del colegio de La Salle, que les permitió conocer el mundo real desconocido para ellos, abonó a favor de un posterior encuentro con el Señor.

En los últimos días de labores escolares, a mediados de noviembre de 1958, esos jóvenes se convirtieron en los primeros cursillistas arequipeños y peruanos.

En el tercer piso su mismo plantel se realizó este primer Cursillo. La Unión de Catequistas Lasallano hizo confeccionar algunos documentos de uso de los cursillistas.

De este hecho singular queda registrado un testimonio en la Memoria Escolar de 1958 del Colegio de La Salle.
“Es indescriptible la impresión que los cursillos graban en lo más profundo del alma; es algo que se nota a simple vista, que se respira, que no puede pasar desapercibido” afirmaba el cursillista Javier Arnaldo Tomás Meneses Díaz.
Dado el primer paso, al año siguiente, en 1959 los cursillos fueron tres y, por lo menos uno de ellos, se realizó en el viejo local del colegio San José en la calle Melgar.

Ya no fueron únicamente alumnos de la promoción del colegio La Salle, sino también universitarios y adultos. A nuestros cursillos le salieron los colores. Y fue un sacerdote operario diocesano, el padre José Royo, quien continuó la labor de asesoramiento.

Los Cursillos salen de Arequipa a Lima y Trujillo

Dos sacerdotes, los padres Bernardo Martorell y José María Cuadrado y un grupo de laicos, de los primeros cursillistas, en agosto de 1959 llevaron los Cursillos a Lima y casi simultáneamente a Trujillo.

Los cursillos para mujeres en Arequipa vendrían después. El primero, se realizó en el local del Colegio Nacional de Nuestra Señora de la Asunción.

La organización del post cursillo se plasmó con la colaboración de los padres José Royo y Julián Alonso, ambos Operarios Diocesanos, mientras que bajo la dirección del padre José María Cuadrado se creó la primera Escuela de Dirigentes.

Publicado por Dante Zegarra

1 comentario

Hola Dante:
Sabes quiénes apoyaron con el equipo de auxiliares en el primer Cursilo de 1958?
Por qué motivo se paralizaron los cursillos de la primera etapa (1966).?
En qué consistían los Cursillos de Metodología?
Un abrazo
Fredy

Deja una respuesta